Previous ArticleeCash: ¿la opción de pago óptima para los negocios durante la COVID-19?Next ArticleCómo mantener nuevos clientes en línea después de la COVID-19

eCash en todo el mundo: diferentes países, preferencias de pago similares

No cabe duda de que las preferencias de pago regionales son una tendencia identificable a nivel mundial que, incluso, se está acentuando a medida que evoluciona la industria de los pagos. Y tanto para los negocios con presencia física como para los que solo están en línea, es imperativo reconocer esta tendencia y desarrollar una estrategia de pago que se ajuste a las preferencias de pago de los consumidores objetivo.

Pero eso no significa que no haya preferencias que respalden los pagos en todo el mundo. La más universal parece ser la confianza en el dinero en efectivo.

Para muchos consumidores, la exclusión financiera dicta el uso. Pero la preferencia personal también es un importante factor determinante; para muchos, el dinero en efectivo se considera un método más privado o seguro para realizar transacciones. Para otros, el dinero en efectivo se considera una forma más confiable de administrar los límites de los gastos.

Por supuesto, hay países en los que el apetito de los consumidores por el dinero en efectivo ha disminuido. China sería tal vez el ejemplo más significativo de esto; el crecimiento de los pagos móviles en los últimos años ha reducido drásticamente la dependencia del dinero en efectivo de muchas comunidades. Aun así, se estima que en 2019 se realizaron 80 mil millones de transacciones en efectivo, lo que indica que la moneda física todavía tiene un papel vital que desempeñar a los ojos de los consumidores chinos.

E incluso en Suecia, el país con menor dependencia de dinero en efectivo de Europa, las ganas del consumidor de eliminar por completo el efectivo de momento no son evidentes. A pesar de la disminución significativa del uso de dinero en efectivo en los últimos años, esta tendencia parece estar tocando fondo; de hecho, el dinero en efectivo en circulación en Suecia aumentó por primera vez desde 2007 en 2018.

El impacto de la COVID-19 en el uso del dinero en efectivo

Si bien en cierto modo el impacto de la COVID-19 ha acelerado la digitalización de muchos servicios, incluidos los servicios financieros, el apetito por el dinero en efectivo durante este período se ha mantenido e incluso aumentado en algunas zonas.

A pesar del aumento de la utilización de métodos de pago sin contacto desde el brote de la pandemia, el crecimiento de las carteras móviles y las tarjetas sin contacto no hace que las personas se sientan menos dependientes del dinero en efectivo. Según los datos que recopilamos durante las primeras etapas de la pandemia para nuestro último informe de investigación Lost in Transaction: The impact of COVID-19 on consumer payment trends, la mitad de todos los consumidores (50%) piensa que el dinero en efectivo es la forma de pago más confiable en una crisis, y casi tres cuartas partes (72%) de los consumidores dicen que estarían preocupados si ya no pudieran acceder al dinero en efectivo.

El dinero en efectivo es consistente

Para ilustrar que se trata de un punto universal, veamos tres ejemplos más de países con diferentes perfiles, que a simple vista pueden parecer tener actitudes diferentes con respecto a los métodos de pago, y específicamente al dinero en efectivo.

Dos países de Europa con perspectivas contrastantes son Bulgaria y Letonia. Tienen economías de tamaños muy diferentes, pero hay otros puntos de disparidad que podrían afectar la forma en que los ciudadanos eligen realizar sus transacciones. No obstante, la preferencia por el dinero en efectivo es consistente.

Algunas fuentes mencionan que Bulgaria tiene el segundo porcentaje más bajo de adultos con una cuenta bancaria en Europa con un 63%. Por lo tanto, no es de extrañar que la gran mayoría de transacciones se realicen con dinero en efectivo, aunque este porcentaje está disminuyendo.

Este no es el caso de Letonia, ya que nueve de cada diez consumidores tienen una cuenta bancaria. Sin embargo, el dinero en efectivo sigue prevaleciendo, tanto es así que las reservas de dinero en efectivo representaron el 32% de todos los ahorros de los consumidores en 2019, el porcentaje más alto de la zona euro y el cuarto más alto de Europa. Debido a esto, la mayoría de las transacciones en Letonia se siguen realizando con dinero en efectivo.

Y si pensamos en los consumidores de una geografía completamente diferente, con su propia cultura distinta, dirigiéndonos a América del Sur, surge un patrón similar en relación con el dinero en efectivo. En México, una vez más, aproximadamente el 90% de todas las transacciones se realizan con dinero en efectivo, y esto se debe al hecho de que la mitad de todos los hogares no tienen una cuenta bancaria.

La aceleración del comercio electrónico y la transferencia de dinero en línea

Como ya hemos comentado, la COVID-19 ha acelerado el cambio a los servicios digitales, y el comercio minorista no es una excepción. Según nuestros datos, el 18% de los consumidores compraron en línea por primera vez durante la pandemia de COVID-19, y esta tendencia continuará. El 38% de los consumidores nos dijeron que en el futuro comprarían en línea más de lo que lo hacen ahora, incluso cuando la COVID-19 ya no sea un factor.

Pero aunque los hábitos de gasto de los consumidores puedan estar cambiando hacia el comercio electrónico, esto no parece estar afectando su relación con el dinero en efectivo. De hecho, el 40% de los consumidores dijeron que comprarían en línea con dinero en efectivo si el proceso de pago fuera simple, y el 36% de los consumidores dijeron que comprarían más en línea si pudieran pagar en efectivo.

Para los negocios que ya operan con un servicio de pago en línea, o que planean entrar en línea pronto, sería un error pensar que los consumidores cambiarán sus preferencias de pago cuando se cambien al comercio electrónico. Ofrecer pagos en efectivo a través de un servicio de pago en línea es una ventaja competitiva tangible al dirigirse a estos consumidores y aumentar los ingresos.

Paysafecash está disponible en Bulgaria, Letonia, y México. Para obtener más información sobre Paysafecash y sobre cómo podría beneficiar a su negocio el aceptar pagos en efectivo en línea, contáctenos hoy mismo.