Next ArticleTendencias de 2020: El papel evolutivo del dinero en efectivo

Integración del dinero en efectivo en los servicios financieros digitales

El crecimiento de bancos únicamente digitales como Monzo, Starling Bank y N26 supone un reto legítimo para la banca tradicional de alto standing y es un ejemplo de como se están digitalizando los servicios financieros tradicionales.

Pero esta tendencia no se limita solo a la banca, aunque el crecimiento de bancos únicamente digitales es uno de los indicadores más obvios del desplazamiento de modelos empresariales en los que los servicios financieros se venden y gestionan en las zonas de alto standing. Otros productos financieros verticales como los préstamos, los seguros y las transferencias monetarias están siendo alterados también por competidores únicamente digitales con ventajas competitivas como costes de adquisición más bajos de clientes. Y los proveedores de servicios financieros tradicionales están respondiendo a esta tendencia proporcionando sus propios servicios únicamente digitales.

Sin embargo, pese a que es cierto que los servicios financieros se están volviendo más digitalizados, la relación entre los clientes y el dinero en efectivo sigue siendo de vital importancia para el ecosistema financiero global. Para la mayoría de clientes, el control sobre la privacidad y el gasto que otorgan los pagos en efectivo hace que estos sean un método de pago más atractivo que las tarjetas de crédito o las carteras móbiles; para otros consumidores sin banco o sin acceso a servicios financieros, apoyarse en el uso del efectivo es una necesidad.   

Por qué los servicios financieros deben intentar llegar hasta el consumidor de efectivo

A medida que el sector de servicios financieros digitales sigue desarrollándose, tratar con clientes que prefieren realizar sus transacciones con dinero en efectivo se volverá cada vez más importante por varios motivos.

  • Un valioso flujo de ingresos

Con tan alto porcentaje de consumidores en Europa y en todo el mundo que se apoyan en el efectivo, o que prefieren proteger sus datos financieros utilizando solo dinero en efectivo para realizar pagos, los servicios financieros digitales que permiten a estos clientes utilizar efectivo para tratar con sus productos y servicios pueden tener un impacto significativo en sus ingresos. Como ya hemos hablado en anteriores artículos en el blog de Paysafecash, cerca de 40 millones de ciudadanos de la Unión Europea no tiene una cuenta bancaria y un número incluso mayor se apoya en el uso del dinero en efectivo en las compras diarias; al dirigirse a estos consumidores, los servicios financieros digitales pueden suponer una considerable diferencia en la consecución de su objetivo final.

  • Un diferenciador clave

Incluso entre los consumidores que tienen acceso a los métodos de pago alternativos para pagar, existen consumidores que tienen una fuerte preferencia por proteger sus detalles financieros en línea. Ofrecer más métodos de pago, incluyendo esos que no se apoyan en compartir información como los detalles de tarjetas bancarias, es un modo para los proveedores de servicios financieros de diferenciarse de su competencia. Según nuestra investigación, ofrecer a los consumidores más métodos de pago es un objetivo importante para los negocios en línea; esto es igual, o incluso más cierto, para los servicios financieros digitales. Para los consumidores que prefieren gestionar sus finanzas con dinero efectivo desde el principio, incentivarlos a pasarse a los servicios digitales con los productos financieros a los que no pueden acceder sin tener que abandonar el efectivo puede ser complicado. Los que no faciliten el dinero en efectivo en los pagos en línea seguirán ahí.

Ya sabemos que el dinero en efectivo sigue siendo una forma de pago popular en la región de DACH, pero su atractivo todavía se extiende más allá de esos países. Pese a que el número de consumidores que no utiliza bancos cae globalmente, el volumen de dinero en efectivo en circulación sigue aumentando debido a su demanda. Incluso en Suecia, donde el receso del uso del efectivo ha sido más dramático, el volumen de dinero en efectivo en circulación está ahora aumentando por primera vez desde 2007, lo que indica que existe un continuo apetito de realizar transacciones con dinero en efectivo.

La ética de la inclusión financiera

Permitir que los excluidos financieramente puedan acceder a servicios financieros extensivos y baratos tiene efectos positivos altruistas para la sociedad, pero los beneficios se alargan más allá, haciendo que las vidas de la gente mejoren. Para los negocios de servicios financieros, el impacto en los ingresos también debería ser una consideración significativa.

La inclusión financiera es uno de los temas clave de la agenda de gobiernos, entidades normativas, proveedores de servicios financieros y organizaciones de tecnofinanzas durante un número de años, tanto por sus beneficios sociales como por los ingresos potenciales, que atraen a más clientes. La inclusión financiera es un reto mucho más amplio que simplemente habilitar a más habitantes a abrir una cuenta bancaria; es ofrecer a todos los habitantes un acceso por igual al amplio espectro de productos financieros, al mismo nivel de comodidad y con el mismo coste.

Este no es el caso de los consumidores de efectivo actualmente. El acceso a la mayoría de servicios financieros está restringido, o es solo posible a través del pago de cuotas significativamente más elevadas. Al tratar el desequilibrio en el sistema, el proveedor de servicios financieros no solo aumentaría el tamaño del mercado potencial de sus productos, sino que también traería un tangible beneficio social a la gente, las comunidades e incluso las regiones.

Soluciones de dinero online en efectivo: Acortando distancias entre la banca digital y los pagos en efectivo

Existen soluciones de eCash en el mercado para unir a los consumidores de efectivo con los productos financieros digitales, como por ejemplo Paysafecash. Los consumidores puede tratar con un producto financiero en línea, elegir pedir un servicio o realizar un pago, y luego llevar un código de barras a uno de los 150.000 cómodos establecimientos de pago para completar la transacción en efectivo.

Para los que no pueden, o no están dispuestos a realizar un pago en línea a través de cualquier otro método que no sea el dinero en efectivo, existen los productos como Paysafecash que acorta distancias con los servicios financieros digitales. En un panorama financiero en el que apoyarse en el dinero efectivo y el crecimiento de los servicios financieros digitales parece sostenible, eCash es la solución más práctica para satisfacer estas tendencias.