Previous ArticlePor qué los pagos en efectivo siguen siendo populares en todo el mundo: un estudio de caso de tres paísesNext ArticlePor qué abordar la inclusión financiera será clave para la recuperación de Estados Unidos posterior a la COVID-19

Cómo mantener nuevos clientes en línea después de la COVID-19

Los negocios en línea se centran en retener al 18% de los consumidores que han gastado dinero por primera vez durante la COVID-19. Es vital abordar las preocupaciones de estos clientes con respecto a los pagos con tarjeta en línea ofreciendo alternativas.

Como ya hemos comentado en varios artículos de nuestro blog de Paysafecash, sabemos que los consumidores no solo han empezado a comprar más en línea durante la COVID-19 (por razones comprensibles, en particular porque las tiendas no esenciales han estado cerradas durante gran parte de los últimos tres meses), sino también que los compradores que nunca antes habían comprado en línea han experimentado el comercio minorista en línea por primera vez. Según el último informe de investigación de Paysafe Lost in Transaction: The impact of COVID-19 on consumer payment preferences, el 18% de todos los consumidores han realizado una compra en línea por primera vez desde el inicio de la pandemia.

Estos nuevos clientes objetivo representan una gran oportunidad para que los negocios en línea avancen. Pero para que estos consumidores dejen de comprar en línea por necesidad a corto plazo y se conviertan en consumidores a largo plazo que realmente prefieran comprar en línea, los negocios deberán abordar las preocupaciones que estos consumidores han planteado.

La preocupación por la seguridad es crítica

Para comprender mejor estos temas, les preguntamos a los consumidores sobre sus posturas actuales respecto a los gastos en línea. Las creencias de los consumidores de que sus datos financieros estaban en riesgo y que, en consecuencia, podrían ser víctimas de actividades delictivas cuando compraran en línea, fueron los puntos clave de nuestra investigación.

Casi la mitad (48%) de todos los consumidores dijeron que no se sentían cómodos ingresando sus datos financieros en línea para realizar un pago, especialmente cuando no tenían ninguna experiencia de compra en el negocio anteriormente. Y este problema no disminuye para los comerciantes. El mismo porcentaje (48%) de los consumidores dijeron que estaban más preocupados por ser víctimas de fraude ahora que el año pasado durante estas fechas.

El 68% de los consumidores dijeron que era más probable que compraran con un minorista en línea que ya tuviera sus datos financieros almacenados de forma segura.

Solo un tercio (34%) de los consumidores dijeron que confiaban más en los pagos en línea que en los pagos presenciales. Esto está evitando que muchos adopten las compras en línea y los servicios digitales en otras circunstancias que no sean esenciales. Por lo tanto, para los minoristas en línea, abordar este obstáculo es fundamental para lograr un éxito sostenido a largo plazo en la captación de estos nuevos clientes potenciales.

La diversificación del pago es la clave

Pero, ¿qué pueden hacer los minoristas en línea y los proveedores de servicios para brindar a los consumidores una mayor tranquilidad? En primer lugar, los consumidores parecen estar muy a favor de los protocolos de seguridad más estrictos cuando comparten sus datos financieros. Tres cuartos (76%) de los consumidores dijeron que les gustaría que la seguridad en el pago en línea fuera más estricta de lo que es actualmente, y el 59% dijeron que están preocupados cuando no se les pide ninguna información de seguridad, como una contraseña, al realizar un pago en línea.

En segundo lugar, y aún más importante, los consumidores parecen estar mucho más cómodos con la seguridad de los métodos de pago alternativos. Tres cuartos (75%) de los consumidores dijeron que preferían usar una cartera digital como Skrill o NETELLER para realizar un pago a un comerciante desconocido, en lugar de compartir los datos de su tarjeta.

El 56% dijo que se sentían más cómodos comprando en línea con una tarjeta prepago en la que no se compartían sus datos financieros. Por lo tanto, la mayoría de los consumidores considera preferible una solución de pago como paysafecard, en la que el consumidor carga fondos que pueden utilizarse para completar una transacción sin introducir ningún dato durante el proceso de pago del comerciante. Estas soluciones de eCash también permiten a los consumidores comprar sin compartir sus datos financieros con el comerciante, por lo que ésta sería otra opción adecuada para los clientes que se sienten incómodos al compartir su cuenta bancaria o los datos de su tarjeta al momento del pago.

Con paysafecard, Paysafecash y las soluciones de eCash en general, esta protección es mucho mayor. Dado que el consumidor compra su tarjeta prepago con dinero en efectivo o completa la transacción en el establecimiento de pago con dinero en efectivo tras haber realizado la compra, según la solución, sus datos financieros están protegidos en todas las etapas de la transacción. Se podría argumentar que el dinero en efectivo es el principal método de pago para aquellos clientes que están demasiado preocupados por introducir sus datos financieros en línea, y la integración de las soluciones de eCash es la forma más eficaz de permitir que esos consumidores gasten dinero digitalmente.

Para los negocios, la integración de estos métodos de pago alternativos en el momento del pago es una respuesta ideal a las necesidades de sus clientes. Haciendo esto pueden dejar de depender de que los consumidores se sientan cómodos realizando pagos con tarjeta y captar algunos de los posibles nuevos negocios disponibles debido a la exposición que el comercio electrónico ha recibido durante la COVID-19.

Las soluciones de eCash también tienen el potencial de atraer y captar nuevos clientes en línea y deberían ser muy consideradas por los negocios en línea. El 40% de los consumidores dijeron que comprarían productos en línea con dinero en efectivo si fuera fácil hacerlo, y el 36% dijeron que comprarían más en línea si pudieran realizar los pagos con dinero en efectivo. Esto es particularmente relevante para los negocios que comercializan a consumidores más jóvenes; el 56% de los consumidores de entre 16 y 24 años dijeron que comprarían productos en línea con dinero en efectivo si fuera fácil hacerlo, y el 55% dijeron que gastarían más dinero en línea si pudieran hacerlo con dinero en efectivo.

Próximos pasos

Entender cómo mantener a los nuevos clientes en línea será un tema clave para los negocios de eCommerce (comercio electrónico) y mCommerce (comercio móvil) a medida que comencemos a recuperarnos de la pandemia de COVID-19. Es evidente que la evolución del proceso de pago para que estos clientes potenciales se sientan más cómodos con los pagos en línea tiene un papel fundamental; los negocios en línea que adopten pagos alternativos y ofrezcan al cliente más opciones sobre cómo pagar de la manera en que se sientan más seguros serán los que cosechen los beneficios.

¿Le interesa lo que eCash puede aportar a su negocio? Contáctenos directamente o visite el sitio web de Paysafecash.

 

Articulos recomendados

¿Serán los métodos de pago una forma que la gente use para rastrear sus gastos c...

Nov 11, 2020 - Como descubrimos cuando preguntamos a los consumidores[1], el COVID-19 y las medidas de distanciamiento social que muchos países han adoptado para combatir el virus han influido en cuándo, dónde y, lo que es más importante, cómo gastan el dinero. El cambio al eCommerce es una consecuencia clara y potencialmente nada sorprendente; muchas personas (42%) están comprando en línea con mayor frecuencia y un porcentaje significativo (18%) de los consumidores han comprado en línea por primera vez desde la pandemia del COVID-19, lo que a su vez está afectando a las formas de pago que utilizan. Pero hay otras razones por las que los hábitos están cambiando.

Leer más

Como descubrimos cuando preguntamos a los consumidores[1], el COVID-19 y las medidas de distanciamiento social que muchos países han adoptado para combatir el virus han influido en cuándo, dónde y, lo que es más importante, cómo gastan el dinero. El cambio al eCommerce es una consecuencia clara y potencialmente nada sorprendente; muchas personas (42%) están comprando en línea con mayor frecuencia y un porcentaje significativo (18%) de los consumidores han comprado en línea por primera vez desde la pandemia del COVID-19, lo que a su vez está afectando a las formas de pago que utilizan. Pero hay otras razones por las que los hábitos están cambiando.

Leer más

eCash y mCommerce: ¿una combinación perfecta para los consumidores de la generac...

Jul 28, 2020 - Casi el 50% de los consumidores de la generación Z (Gen Z), de entre 16 y 24 años, ahora compran más con el móvil que con cualquier otro dispositivo, lo que les convierte en los principales usuarios iniciales del mCommerce (comercio móvil). Con esa tendencia que se espera que crezca, ¿cómo pueden los negocios responder mejor a sus necesidades de compra?

Leer más

Casi el 50% de los consumidores de la generación Z (Gen Z), de entre 16 y 24 años, ahora compran más con el móvil que con cualquier otro dispositivo, lo que les convierte en los principales usuarios iniciales del mCommerce (comercio móvil). Con esa tendencia que se espera que crezca, ¿cómo pueden los negocios responder mejor a sus necesidades de compra?

Leer más

COVID-19: se lo ponemos fácil a las personas que utilizan dinero en efectivo en ...

Apr 06, 2020 - A medida que el mundo sigue ajustándose a una "nueva normalidad" temporal, el impacto social del COVID-19 está empezando a tener un efecto significativo en el comportamiento diario, especialmente en los países en los que los gobiernos han impuesto las medidas de distanciación social más severas. Aproximadamente un cuarto de la población global está sufriendo alguna forma de limitación en su actividad desde el momento en que el Primer Ministro de la India Narendra Modi anunció que habría restricciones de movimiento en el país durante 21 días. Este porcentaje incluso podría aumentar en las próximas semanas.

Leer más

A medida que el mundo sigue ajustándose a una "nueva normalidad" temporal, el impacto social del COVID-19 está empezando a tener un efecto significativo en el comportamiento diario, especialmente en los países en los que los gobiernos han impuesto las medidas de distanciación social más severas. Aproximadamente un cuarto de la población global está sufriendo alguna forma de limitación en su actividad desde el momento en que el Primer Ministro de la India Narendra Modi anunció que habría restricciones de movimiento en el país durante 21 días. Este porcentaje incluso podría aumentar en las próximas semanas.

Leer más