Previous ArticleEl papel del dinero en efectivo en los pagos estatalesNext ArticlePor qué Gen Z es la clave de la neobanca

Ofrecer más opciones de pago en el proceso de compra es imprescindible. Esta es la razón.

Los hábitos y las expectativas de los consumidores siguen cambiando en lo que respecta a los pagos en línea. Reaccionar ante esto es fundamental para los negocios y es necesario empezar por ofrecer más métodos de pago digitales.

¿Qué métodos de pago acepta en línea?

Para muchos comerciantes, esto no va más allá de las tarjetas de débito y crédito.

Pero aunque estos dos métodos de pago han sido populares entre una gran parte de consumidores durante mucho tiempo, nuestros datos más recientes de Perdido en la transacción muestran que las preferencias se están volviendo cada vez más variadas. Y los clientes nunca han dudado tanto en elegir el botón "Salir del proceso de compra" si su método de pago preferido no está disponible.

A continuación, se explica cómo está cambiando la actitud de los clientes hacia los pagos en línea y por qué nunca ha sido tan importante aceptar tantos tipos diferentes de métodos de pago como sea posible.

Un panorama cada vez más fragmentado

Si bien las tarjetas han sido un pilar de los pagos en línea durante casi dos décadas, nuestra investigación muestra que su monopolio está disminuyendo rápidamente. 

En 2018, el 43% de los encuestados nos dijo que había utilizado una tarjeta de crédito para pagar por una compra en línea al menos una vez en el mes anterior. Pero, en 2020, solo el 27% declaró haberlo hecho, lo que supone un descenso del 16%.

La frecuencia del uso de tarjetas de débito también está disminuyendo. En 2020, el 32% afirmó pagar en línea con una tarjeta de débito al menos una vez al mes, lo que supone un 1% menos que en 2018.

Este descenso en el uso ha coincidido con un aumento en la adopción de métodos de pago alternativos. Un número creciente de clientes ha probado por primera vez en 2021 las tarjetas prepago, transferencias bancarias directas, e-cash (dinero electrónico), carteras digitales e incluso criptomonedas.

Por ejemplo, el 8% de todos los consumidores utilizó eCash (dinero electrónico, como paysafecard o Paysafecash) por primera vez en los últimos 12 meses y el 11% hizo lo mismo con una tarjeta prepago. eCash fue especialmente popular entre los estadounidenses (el 11% de todos los consumidores lo utilizó con más frecuencia en el año anterior) y en Alemania, con un 10% del total de consumidores. El 16% de los consumidores estadounidenses estaba interesado en utilizar con más frecuencia las tarjetas prepago al realizar compras en línea, pero se encontraba muy por detrás de los italianos, entre los que un 39% decidió pagar con esta opción de pago más a menudo.

Más aún, estos métodos de pago alternativos se han convertido en la opción preferida de un pequeño pero significativo porcentaje de clientes.

El efecto de la COVID-19

No hace falta decir que la COVID-19 ha tenido mucho que ver en la reorientación de las preferencias de pago de los clientes.

El enorme número de cierres de negocios debido a las restricciones del confinamiento ha provocado que una cifra sin precedentes de personas reciba ayuda del gobierno o sea despedida.

Al mismo tiempo, la pandemia ha creado un mar de nuevas oportunidades para los ciberdelincuentes.

Según la compañía de seguridad F5 Labs, las estafas de phishing (estafas en las que los delincuentes se hacen pasar por una organización legítima para recopilar datos de pago) aumentaron un 220% en el punto álgido de la pandemia. Solo en el Reino Unido, las víctimas perdieron 207 millones de libras (unos 292 millones de dólares y 241 millones de euros). Y, en EE. UU., las pérdidas ascendieron a la desorbitante cifra de 4.200 millones de dólares (más de 3.500 millones de euros).

Este doble golpe ha modificado la actitud de los clientes hacia la comodidad y la seguridad en línea.

Según nuestra investigación, la seguridad de los datos financieros y la protección contra el fraude son las dos principales preocupaciones de los consumidores a la hora de elegir qué método de pago utilizar en línea.

Pero el hecho de que el dinero se ha vuelto más restringido también influye en las opciones de pago de algunos clientes.

El 26% afirmó que sus preferencias de pago han cambiado durante la pandemia porque quieren poder llevar un control más preciso de sus gastos. Y para el 32%, el hecho de que un método de pago sea gratuito es un criterio principal a la hora de elegir un método de pago en línea.

¿Estos cambios en las preferencias de pago son temporales? ¿O estamos presenciando un cambio a largo plazo?

Es muy difícil predecir el futuro de la industria. Como hemos visto en los últimos 12 meses, el espacio del eCommerce sigue evolucionando rápidamente.

Dicho esto, una cosa es segura: no importa si los clientes prefieren pagar con una tarjeta de crédito, con dinero digital o en Bitcoin: lo que esperan es poder hacerlo. Hasta el punto de que el 56% afirma categóricamente que solo compra en tiendas en línea que aceptan su método de pago preferido.

El mensaje para los comerciantes en los datos no puede ser más claro. A menos que usted acepte tantos tipos diferentes de métodos de pago como sea posible, se arriesga a perder una parte importante de sus clientes en favor de los competidores que ofrecen esas opciones.

Cómo ofrecer a los clientes más opciones de pago, de forma sencilla

Si bien los clientes son cada vez más intransigentes en cuanto a la forma de pagar en línea, no todo son malas noticias.

Aceptar más métodos de pago no tiene por qué ser costoso ni oneroso. Al asociarse con un único proveedor, usted puede ampliar las opciones de pago en el proceso de compra sin tener que manejar varias interfaces diferentes, aumentar su administración o ver cómo se disparan sus gastos.

Con Paysafe, por ejemplo, usted puede acceder a una amplia gama de métodos de pago, desde tarjetas de débito y crédito y monederos electrónicos hasta dinero digital, transferencias bancarias directas y otros métodos de pago alternativos.

Más aún, trabajar con un único socio de pagos significa que puede ver todos sus datos de pagos en un solo lugar. Además, podrá contar con una estructura de tarifas transparente y un único punto de contacto para cuando tenga problemas o necesite asistencia adicional.

Nunca ha sido tan importante diversificar los pagos en el proceso de compra.

Se ha sugerido que la pandemia de COVID-19 ha acelerado el crecimiento del comercio electrónico de cuatro a seis años. Pero su impacto ha sido de gran alcance, incluyendo la transformación de la tolerancia al riesgo y las expectativas del cliente típico.

Los consumidores quieren más control sobre sus gastos y más seguridad, y esto implica tener la última palabra sobre cómo pagan.

Por lo tanto, si usted desea atraer al mayor número posible de clientes a su tienda en línea, las opciones limitadas ya no serán suficientes.

Debe tener una oferta de pagos para poder adecuarse.

 

Descargo de responsabilidad: el contenido anterior tiene únicamente fines informativos generales y no pretende abordar sus necesidades particulares ni ser interpretado como asesoramiento jurídico, fiscal, de inversión, financiero o de otro tipo, ni la información anterior constituye una declaración exhaustiva o completa de los asuntos tratados o de la legislación relativa a los mismos. Usted asume la responsabilidad exclusiva de evaluar los méritos y riesgos asociados con el uso de cualquier información en este artículo antes de tomar cualquier decisión basada en ella. A cambio de utilizar esta página web, usted se compromete a no responsabilizar a Paysafe Group, a sus filiales o a cualquier proveedor de servicios externo, de cualquier posible reclamación que surja de cualquier decisión que usted tome en base a la información disponible a través de este artículo y esta página web.

Articulos recomendados

Lanzamiento exitoso de la asociación entre Monese y Paysafecash en Francia

Jul 13, 2020 - ¿La banca digital y el dinero en efectivo crean dos mundos paralelos existentes? La cooperación entre Monese, uno de los servicios bancarios de mayor crecimiento, más populares y confiables en el Reino Unido y Europa, y Paysafecash demuestra que esos mundos no solo se complementan entre sí, sino que también ofrecen más opciones y flexibilidad a los clientes con diferentes necesidades y preferencias de pago.

Leer más

¿La banca digital y el dinero en efectivo crean dos mundos paralelos existentes? La cooperación entre Monese, uno de los servicios bancarios de mayor crecimiento, más populares y confiables en el Reino Unido y Europa, y Paysafecash demuestra que esos mundos no solo se complementan entre sí, sino que también ofrecen más opciones y flexibilidad a los clientes con diferentes necesidades y preferencias de pago.

Leer más

¿Qué pasará con el dinero en efectivo tras el COVID-19?

May 14, 2020 - El dinero en efectivo tiene todavía un papel significativo en el ecosistema de pagos, pero teniendo en cuenta que los consumidores dependen cada vez más del comercio electrónico con el surgimiento del COVID-19, ¿cambiará su relación con el dinero en efectivo? Y si es así, ¿de qué manera?

Leer más

El dinero en efectivo tiene todavía un papel significativo en el ecosistema de pagos, pero teniendo en cuenta que los consumidores dependen cada vez más del comercio electrónico con el surgimiento del COVID-19, ¿cambiará su relación con el dinero en efectivo? Y si es así, ¿de qué manera?

Leer más

El dinero en efectivo es la clave para el futuro del mercado del alquiler en EE.…

Feb 15, 2021 - El impacto económico de la COVID-19 ha sacudido el mercado inmobiliario estadounidense para inquilinos y propietarios. Ha desestabilizado la relación entre ambos, y sigue siendo incierto, incluso cuando Estados Unidos comienza a trazar un rumbo más allá de la era COVID-19.

  • Kuelper, SVP, Enterprise Sales, North America, Paysafe
Leer más

El impacto económico de la COVID-19 ha sacudido el mercado inmobiliario estadounidense para inquilinos y propietarios. Ha desestabilizado la relación entre ambos, y sigue siendo incierto, incluso cuando Estados Unidos comienza a trazar un rumbo más allá de la era COVID-19.

Leer más