Previous Article6 pronósticos expertos para los pagos de mañanaNext ArticleCOVID-19: se lo ponemos fácil a las personas que utilizan dinero en efectivo en momentos de crisis

¿Se hará alguna normativa para impedir la existencia de las sociedades sin efectivo?

Los EUA están liderando la carga para impedir que los comerciantes tengan derecho a rechazar los pagos en efectivo. ¿Veremos esta tendencia cruzar el Atlántico y llegar a Europa en el presente? ¿Y cómo afectaría esto al comercio electrónico?

El crecimiento de métodos de pago alternativos para resolver transacciones en persona, desde las tarjetas sin contacto a las carteras móviles como Apple Pay y Google Pay, es una prueba de que el papel del dinero en el panorama del pago está en evolución. Y a pesar de que el dinero en efectivo siga siendo el rey para muchos clientes, esto no ha impedido que algunos pregunten si, y de hecho cuándo, es posible que no haya necesidad de usar efectivo nunca más en el futuro.

Para algunos pequeños comercios minoristas, existe el argumento de que la reducción dramática de clientes que pagan en efectivo significa que los beneficios de no aceptar el efectivo sobrepasan la pérdida de negocio que resulta de no dar servicio a los clientes que solo pagan en efectivo. La administración asociada con la recogida, registro y depósito del efectivo en un banco, así como la amenaza a la seguridad de mantener la moneda de curso legal en el interior de una tienda, está dando como resultado que los pequeños negocios en países como el Reino Unido estén rechazando todos los pagos en efectivo.

Discriminación contra el consumidor de efectivo

Sin embargo, ninguno de los datos que muestran la reducción general del uso por parte de los consumidores del efectivo nos cuenta toda la historia. Según la Comisión de la Inclusión Financiera del Reino Unido, 1,5 millones de adultos en el Reino Unido siguen sin tener ningún banco. Una cifra todavía mayor de 2,2 millones de adultos siguen confiando en el efectivo para los gastos diarios. Para estos consumidores, la desaparición paulatina del efectivo del ecosistema de pagos sería extremadamente dañina a causa de la exclusión que implica para los que no pueden o no quieren pagar con otro método distinto al efectivo. Y esta dicotomía se está contagiando a toda Europa; mientras que puede predecirse que el uso de efectivo disminuirá en toda Europa de forma general, cerca de 40 millones de ciudadanos de la UE todavía no tienen una cuenta bancaria.

Es por este motivo que se ha producido un movimiento para prohibir la no aceptación de dinero en base a una discriminación en los Estados Unidos de América, y este movimiento ha crecido sustancialmente en ciudades como Filadelfia o San Francisco, donde ya se están implementando prohibiciones a los comerciantes que rechazan aceptar el dinero en efectivo. Se ha propuesto en muchos otros estados de los Estados Unidos de América que la legislación siga el mismo ejemplo.

Pese a que no se ha producido un crecimiento en el sentimiento de apoyo a la prohibición sobre los comerciantes minoristas que rechazan el efectivo en Europa hasta la fecha, las razones por las que los legisladores en los EUA han llevado a cabo este movimiento afectan igualmente a Europa. Y las asociaciones de defensa del consumidor como la Organización Europea del Consumidor están empezando a proponer que la legislación a nivel europeo debería entrar en vigor para garantizar que los consumidores tengan un derecho no discriminatorio al acceso y uso del efectivo. Esta ley también trataría el rechazo de máquinas expendedoras de efectivo, que es un problema extendido que oprime la capacidad del consumidor de realizar pagos en efectivo.

La moneda electrónica como método de pago no discriminatorio para la economía digital

Tendremos que esperar a ver si el movimiento de prohibir las tiendas sin efectivo en Europa coge impulso, pero el impacto potencial de este suceso puede ser sustancial más allá de los comerciantes directamente afectados.

Si los legisladores europeos no se mueven para proteger a los consumidores que pagan en efectivo al introducir una normativa que garantice el derecho a realizar pagos en efectivo, ¿puede esto afectar también a cómo los mercaderes en la economía digital aceptan los pagos?

Quizás. Pese a que parece extemadamente difícil que cualquier normativa que garantice la aceptación de dinero se extienda a las transacciones online, los comerciantes están cada vez más conscienciados del valor potencial para su negocio del comercio de bienes y servicios online para los clientes que dependen del efectivo. Y si los derechos de los consumidores de seguir pagando en efectivo quedan protegidos por la ley, luego los comerciantes pueden creer que está más justificado realizar la inversión de integrar soluciones de dinero electrónico en su pase por caja en línea, con el conocimiento de que los consumidores de efectivo no quedarán forzosamente excluidos.

El dinero en efectivo continúa siendo el método de pago principal de un buen porcentaje de consumidores que también solicita el acceso a productos y servicios digitales, de modo que ofrecer a los consumidores el derecho a pagar por estos servicios con efectivo tiene un sentido financiero.

E incluso en Suecia, el país con menor dependencia de efectivo de Europa, las ganas del consumidor de eliminar por completo el efectivo de momento no son evidentes. A pesar de la significativa disminución de la adopción de efectivo de los últimos años, esta tendencia parece que ya ha tocado fondo y resurgirá; el dinero en efectivo en circulación en Suecia actualmente aumentó por primera vez desde 2007 en 2018.

Sin impulso hacia una sociedad sin efectivo de los consumidores o los comercios en el futuro próximo y con al menos un porcentaje (y en países como Alemania y Austria, la mayoría) de consumidores que siguen prefiriendo o confiando más en el dinero en efectivo, la adopción del dinero electrónico como método de pago en línea es un paso lógico para los operadores.

Articulos recomendados

¿Detendrá la legislación a favor del dinero en efectivo la evolución hacia una s...

May 24, 2022 - Massachusetts lideró el cambio en 1978, haciendo que fuera ilegal para los negocios rechazar los pagos con dinero en efectivo en tiempos en que los pagos con tarjetas de débito y crédito todavía eran poco frecuentes y las carteras digitales solo salían en los libros y las series de ciencia ficción.

  • Jan Marc Kuelper, SVP, Enterprise Sales, North America, Paysafe
Leer más

Massachusetts lideró el cambio en 1978, haciendo que fuera ilegal para los negocios rechazar los pagos con dinero en efectivo en tiempos en que los pagos con tarjetas de débito y crédito todavía eran poco frecuentes y las carteras digitales solo salían en los libros y las series de ciencia ficción.

Leer más

La ventaja del eCash: por qué es un buen momento para que los comerciantes acept...

Oct 04, 2022 - La demanda de los consumidores de pagos en línea con dinero en efectivo está al alza. Los comerciantes que lo aceptan consiguen una ventaja competitiva significativa.

  • Chirag Patel, President, Digital Wallets
Leer más

La demanda de los consumidores de pagos en línea con dinero en efectivo está al alza. Los comerciantes que lo aceptan consiguen una ventaja competitiva significativa.

Leer más

Por qué abordar la inclusión financiera será clave para la recuperación de Estad...

Mar 23, 2021 - El impacto económico de la pandemia ha golpeado duramente a muchos consumidores y negocios estadounidenses, y algunos de los más afectados son los que no tienen acceso a los servicios bancarios y sus comunidades. Abordar los problemas de la inclusión financiera debe ser una prioridad en la recuperación posterior a la COVID-19.

  • Jan Marc Kuelper, SVP, Enterprise Sales, North America, Paysafe
Leer más

El impacto económico de la pandemia ha golpeado duramente a muchos consumidores y negocios estadounidenses, y algunos de los más afectados son los que no tienen acceso a los servicios bancarios y sus comunidades. Abordar los problemas de la inclusión financiera debe ser una prioridad en la recuperación posterior a la COVID-19.

Leer más